Lve energy®

Lve energy® es una marca mexicana dedicada a INTEGRAR SOLUCIONES SUSTENTABLES DE ENERGÍA implementadas a través de un ASESORAMIENTO Y ACOMPAÑAMIENTO PROFESIONAL que GARANTIZA LA INVERSION de nuestros clientes. Somos descendientes de la internacional BIOENERGY de España, la cual ha realizado en Europa instalaciones desde el año 2002.

Misión

Mejoramos la calidad de vida de las personas con soluciones sustentables de energía.

Valores

L iderazgo

I nnovación

V ida

E nergía

Modelo de Crecimiento

Hemos definido que nuestro modelo de crecimiento será mediante FRANQUICIAS, dada nuestra mentalidad de compartir, de sumar y dar valor a nuestros clientes, socios y colaboradores.

Fortalezas

Antecedentes en México

México tiene condiciones privilegiadas de radiación solar respecto otros países, lo que permite darle viabilidad a los proyectos solares en las diferentes modalidades y tecnologías que Lve energy®, tiene en su catálogo. Adicionalmente existe la deducción fiscal al 100% relacionada a la generación de energía renovable, y el interés que está manifestando el mercado, el cual comienza a voltear a ver este tipo de tecnologías.

El mercado de las energías renovables se encuentra en su mejor momento dado el potencial que presenta, el crecimiento constante de los últimos 5 años y un mercado que presenta cada vez mayor interés por dejar de pagar energía, con la posibilidad de ayudar a nuestro medio ambiente. Los continuos avances tecnológicos en el sector, la baja de precio de la tecnología, y facilidades creadas por los gobiernos para incentivar y facilitar las instalaciones energéticas naturales, lo convierten en un mercado atractivo y rentable.

El caso de México, existen planes en donde se manifiesta la meta de producir el 35% del total de la energía para el año 2035 con “energías limpias”.

Por todo esto nació Lve energy®, desarrollada en el año 2014, pensando en México como un mercado con gran potencial de crecimiento y sensibilidad medioambiental, donde las condiciones actuales de costos de producción de energía convencional ha ido en aumento, siempre con un impacto negativo en la competitividad de las empresas, comercio, y en el poder adquisitivo de todas las personas.